A la espera de que esta tarde, con el mercado ya cerrado, Alcoa dé el pistoletazo de salida a la temporada de presentación de resultados del segundo trimestre, los inversores se animan a comprar. El Dow Jones sube un 0,24% y ya corona los 15.200 puntos, mientras el S&P 500 sube un 0,49% y el Nasdaq un 0,40%. En el mercado de divisas, el euro-dólar se sitúa en 1,2867 dólares y, en el de materias primas, el barril de West Texas cede a 102,28 dólares.

Ni las caídas en Asia por la incertidumbre china empañan la apertura de Wall Street. Los inversores están más pendientes de la temporada de presentación de resultados empresariales del segundo trimestre, la cual, comenzará hoy de la mano de Alcoa. Los expertos esperan que esta tanda de resultados sea un catalizador para recuperar máximos históricos en los índices y borrar las caídas que las palabras de la Fed han provocado en las últimas semanas.

Como viene siendo tradición, Alcoa dará el pistoletazo de salida a esta ronda de resultados esta tarde cuando el mercado ya haya echado la llave. Los títulos de la siderúgica suben entre tanto medio punto porcentual.

Recordemos que en la última temporada el 60% de las compañías del S&P 500 superaron las expectativas (rebajadas previamente) y ésta temporada también se espera que la mayoría sorprendan al alza. (Ver: No habrá sorpresas negativas en los resultados en Estados Unidos)

Además, a lo largo de la semana otras compañías que presentarán resultados son Yum! Brands, JPMorgan y Wells Fargo.

Las acciones de Boeing ceden un 0,34%, después de que un avión fabricado por la compañía y perteneciente a la aerolínea surcoerana Asiana Airlines proveniente de Seúl, se estrellara en San Francisco dejando dos víctimas. Las acciones de Asiana caían un 6%.

En el merca de renta fija, Goldman Sachs ha elevado su previsión de rendimiento de los bonos americanos a 10 años, T-Notes, al 2.75%-3.00% a inicios de 2014, y en el 4.00% en 2016.

En materia económica, la Reserva Federal publicará su informe mensual sobre el crédito al consumo.

Las acciones estadounidenses terminaron en alza el viernes después de un fuerte informe mensual de empleo . Los inversores parecieron dejar a un lado las preocupaciones sobre la reducción de estímulos por parte de la Reserva Federal y celebraron la mejora de las perspectivas de crecimiento económico.