Wall Street comienza la sesión con signo dispar después del varapalo que sufrió en la sesión del viernes lastrada por el mal dato de paro. El crudo –aunque se mantiene en precios máximos en el entorno de los 137 dólares- cambia su senda alcista y parece que da un respiro a los inversores, que sin embargo no terminan de apostar por las compras. Un día más, el sector financiero estadounidense salta a la palestra, y es que aunque con un buen dato de venta de viviendas pendientes -crecieron un 6,3% en abril- el mercado mira con lupa a Lehman Brothers que prevé importantes pérdidas en el segundo trimestre y anuncia que ampliará capital por valor de 6.000 millones de dólares. Con la indefinición por bandera en el comienzo de sesión norteamericana, únicamente el tecnológico Nasdaq se viste de rojo para recortar un 0,59% hasta los 2,459 puntos. El Dow Jones repunta un 0,63% hasta los 12.286 puntos y el S&P 500 avanza un 0,28% hasta los 1.364 puntos.
La indefinición se apodera del comienzo de sesión al otro lado del Atlántico, con un dato de venta de viviendas pendientes positivo que crecieron un 6,3% para situarse en los 88,2 puntos mientras el mercado esperaba un descenso del 0,5%. En el parqué, los inversores se fijan en Lehman Brothers que presenta unas cifras peor de lo esperado por el mercado. El cuarto mayor banco de inversión de EEUU espera pérdidas por valor de 2.873 millones de dólares, la primera balanza en negativo para el banco después de 14 años cotizando en bolsa. La entidad anuncia recortes por valor de 5,14 dólares por acción en el trimestre hasta mayo, frente al beneficio de 489 millones o 81 centavos por acción en el mismo periodo del pasado año. Y es que el mercado esperaba cifras negativas en las cuentas de Lehman, pero no hasta estos niveles: los analistas esperaban pérdidas de 0,38 dólares por acción, muy por debajo de las estimaciones del banco. Además, frente al baile de cifras que manejaba la prensa en concepto de ampliación de capital –desde 3.000 a 5.000- la entidad da una cifra aún mayor, 6.000 millones de dólares. Las acciones de la empresa han caído este año cerca del 50%, debido a las preocupaciones relacionadas con su salud financiera y su exposición al mercado hipotecario. En la sesión de hoy no se apea del tren de las caídas y recibe el castigo de los inversores que le hacen perder un 8,73%. Además, y por si fuera poco, Moody's Investors Service asigna un panorama negativo para las calificaciones crediticias de Lehman Brothers, en la actualidad le da una calificación de "A1", si bien advierte de que la exposición del banco a las hipotecas residenciales y comerciales sigue siendo considerable. En el sector, Citigroup avanza un 0,50%, Merrill Lynch cede un 1,69%, Bank of America cede un 0,03% y JP Morgan pierde un 0,37%. Precisamente los analistas de Lehman Brothers reducen la previsión de beneficios para JP Morgan desde 83 centavos por acción hasta 54 en el segundo trimestre. Los expertos citan para esta rebaja la exposición de JP Morgan al crédito al consumo y al préstamo hipotecario. Que el sector financiero está tocado es más que obvio y la Reserva Federal estadounidense quiere tomar medidas para controlar los riesgos de futuras crisis. La Fed aboga por una regulación bancaria global acordada por los principales bancos centrales para fortalecer el sistema financiero. Gráfico Dow Jones