La Reserva Federal estadounidense (Fed) aboga por una regulación bancaria global acordada por los principales bancos centrales para fortalecer el sistema financiero y reducir los riesgos de futuras crisis. "Las instituciones que tienen un papel importante en los mercados monetarios y financieros necesitan operar dentro de un marco unificado que fortalezca la supervisión", afirma hoy el presidente ejecutivo del Banco de Nueva York de la Fed, Timothy Geithner, en un artículo en el Financial Times. En el artículo, que adelanta un discurso que dará hoy en el Club Económico de Nueva York, Geithner afirma que esta regulación global debe imponer "requisitos apropiados" de capital y liquidez a las entidades financieras.
Geithner indica que la Fed debe desempeñar un papel central en esta regulación y colaborar estrechamente con los supervisores de Estados Unidos y de otros países. Para complementar esta regulación global, el presidente ejecutivo del Banco de Nueva York señala que se necesita incrementar la supervisión de las partes "más críticas" del sistema de pagos, no sólo los sistemas clásicos de pagos, compensación y liquidación, sino también la infraestructura en la que se apoyan los mercados no oficiales que operan de forma descentralizada. Asimismo, los bancos centrales deberían poner en funcionamiento un sistema de intercambio de divisas, de políticas de colaterales y de acuerdos contables que faciliten movilizar liquidez entre países en momentos de crisis. Respecto a las iniciativas que ha tomado la Fed en los últimos meses para incrementar la liquidez del sistema, Geithner asegura que el banco central estadounidense seguirá aplicándolas hasta que la condición de los mercados haya mejorado "de forma significativa" y que podría decidir mantener alguna de forma permanente. Geithner considera que hay que simplificar el marco regulatorio estadounidense, que se ha convertido, a su juicio, en una "confusa" maraña de responsabilidad "difusa", competencia entre los reguladores y "compleja" red de normas que crea incentivos "perversos" y permite la "arbitrariedad" y la "evasión". Por ello, aboga por un sistema que permita a la Fed responder a los problemas de liquidez de los bancos sin debilitar su capacidad de gestionar los tipos de interés de los fondos federales de acuerdo con los objetivos de su comité de operaciones a mercado abierto.