El índice ampliado Standard and Poor's 500 aumentó 28,10 unidades (+2,14%) a 1.338,60.Después de que los principales índices bursátiles estadounidenses cayeran a sus niveles más bajos desde el otoño de 2006, 'los inversores comenzaron a reconocer que las ventas habían llegado más allá de lo razonable', explicó Owen Fitzpatrick, analista del Deutsche Bank. 'El mercado fue objeto de ventas particularmente excesivas y se llegó a un punto en el que comienza a verse que hay buenos negocios', concordó Peter Cardillo, analista de Avalon Partners. Impulso del sector financieroEsta caza de gangas fue particularmente perceptible en el sector financiero, que había sido notoriamente sancionado por el mercado hasta el presente, subrayan los analistas.En consecuencia los bancos estadounidenses aumentaron claramente, beneficiándose tardíamente de la sopresiva reducción de la tasa directriz de la Reserva Federal a 3,50%. Merrill Lynch por ejemplo, subió 6,65%, JPMorgan 11,89% y Goldman Sachs 4,56%.Por el contrario, el sector tecnológico estuvo afectado por las caídas de Apple (-11,68% a 139,07 dólares) y de Motorola (-18,75% a 10,01 dólares), cuyas previsiones decepcionaron al mercado y hundieron a Wall Street en el rojo durante la mayor parte de la sesión.El mercado obligatorio continuó subiendo, pese a la recuperación bursátil. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años, que evoluciona en sentido contrario al precio de las obligaciones, bajó a 3,426%, contra 3,484% al cierre del martes y el de los títulos a 30 años a 4,175%, contra 4,227%.