La bolsa neoyorquina parece dispuesta a abrir hoy con números rojos con el encarecimiento del petróleo y el 'profit-warning' de UPS minando el ánimo de unos inversores ya de por sí cautos ante la reunión de dos días de la Reserva Federal. El grupo de transporte UPS bajaba ayer un 3,5% tras el cierre de Wall Street al rebajar sus expectativas de beneficio para el segundo trimestre por culpa del elevado precio del combustible. Los futuros del DJIA bajaban 66 puntos, un 0,56%, a 11.765, los del Standard & Poor's 500 cedían un 0,49% a 1.311,50 y los del Nasdaq 100 caían un 0,65% a 1.905,50.