Wall Street se derrumba al cierre de la sesión siguiendo la estela de Europa en una jornada en la que los datos macroecocómicos dejaron un sabor agridulce. Con este escenario, el Dow Jones de industriales bajó un 0,98 por ciento hasta situarse en los 9.774,02 puntos, el Standard & Poor´s 500 perdió  un 1,01 por ciento hasta los 1.030,71 puntos, por su parte el tecnológico Nasdaq Composite retrocedió un 1,21 por ciento hasta los 2.109,24 puntos.
La sesión del miércoles finalizó al igual que muchas otras durante el trimestre, con una venta masiva de última hora, debido a que el interés comprador se desvaneció y los inversionistas vendieron las acciones de peor desempeño en el peor trimestre desde que la crisis del mercado disparó el colapso de Lehman Brothers.

En el segundo trimestre, el Dow Jones perdió un 10 por ciento, mientras que el S&P 500 y el Nasdaq acumularon una baja del 12 por ciento, debido a las preocupaciones sobre la deuda soberana de Europa y la sustentabilidad de la recuperación económica de Estados Unidos.

El S&P cayó por debajo del nivel de 1.040 puntos que había mantenido desde febrero, con lo que entraría en una zona de corrección técnica a la baja que sugiere que se podría producir una caída mayor en los próximos cinco meses.

Las acciones de tecnología estuvieron entre las más golpeadas, en una sesión en la que los papeles de Google Inc cedieron un 2,1 por ciento, a 444,95 dólares, y los de Apple Inc perdieron un 1,8 por ciento, a 251,53 dólares. Los datos publicados el miércoles mostraron que la actividad de las empresas del centro del país creció ligeramente más de lo esperado en junio, pero un reporte del sector privado mostró debilidad en el empleo, una parte crítica de la recuperación económica.

El índice del sector de servicios petroleros de Filadelfia estuvo entre los pocos que destacaron, con un avance del 0,02 por ciento, ayudado por un incremento del 1,8 por ciento en las acciones de Baker Hughes Inc, a 41,57 dólares.