La Bolsa de Nueva York cerró el martes a la baja por segunda sesión consecutiva, luego de una jornada muy volátil en la que los temores sobre las perspectivas económicas finalmente primaron. El Dow Jones cedió 0,81% y el Nasdaq perdió 0,44%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) bajó 100,97 puntos a 12.402,85 unidades y el índice de alto componente tecnológico Nasdaq descendió 11,05 puntos a 2.480,48 unidades. El índice ampliado Standard and Poor's 500 bajó 0,58%, o 8,02 puntos, a 1.377,65 unidades.
Después de que el lunes Wall Street se viera afectada por un incremento de los temores sobre los daños de la crisis de los créditos subprime sobre los bancos estadounidenses 'hubo un rumor sobre Lehman Brothers y eso afectó nuevamente al sector financiero', explicó Mace Blicksilver, analista de Marblehead Asset Management. El Wall Street Journal afirmó que Lehman Brothers consideraba captar varios miles de millones de dólares adicionales para recuperarse. Aunque una fuente cercana al banco señaló que la capitalización era solamente una opción entre otras, su acción se hundió 9,52% a 30,61 dólares. En lo que respecta a los indicadores económicos y la evolución de empresas, que no son tan negativos como se temía, pero no realmente positivos, 'debe esperarse una evolución agitada del mercado, (que) está presionado entre la desesperanza y el optimismo', estimó Patrick O'Hare, analista de Briefing.com. La sesión había empezado tímidamente en el verde, luego de un discurso firme del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que sugirió una política activa del banco central para enfrentar la debilidad del dólar. 'Es la primera vez que se expresa realmente sobre la debilidad del dólar. Envió una advertencia, causando una leve recuperación del dólar', comentó Peter Cardillo, analista de Avalon Partners. Por otra parte, Wall Street recibió una nueva señal de la recuperación de la actividad industrial estadounidense, con un incremento en abril, por segundo mes consecutivo, de los pedidos industriales, cuando los analistas esperaban un descenso. El mercado obligatorio subió otra vez. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 3,898%, contra 3,971% en la noche del lunes, y el de los títulos a 30 años a 4,622%, contra 4,679%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.