El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo el martes que los descensos del dólar frente a otras monedas han conducido a un aumento "inoportuno" en la tasa de inflación de Estados Unidos y podrían ser un factor en las expectativas de inflación.El funcionario sugirió, además, que es poco probable que la Fed vuelva a reducir las tasas de interés, aunque sus afirmaciones dieron a entender -salvo que se produzca un mayor incremento en las expectativas sobre la inflación- que el banco central probablemente no contemplará incrementar los tipos hasta que se produzca una mayor estabilidad en los precios de las viviendas.
Bernanke pareció dar un giro al debate sobre la política monetaria del país, al concentrarlo en la inflación y el dólar y alejarlo de los temas relacionados con las dificultades financieras y económicas, lo que podría sentar las bases a la larga para un aumento en las tasas. "Estamos atentos a las implicaciones de los cambios en el valor del dólar sobre la inflación y sobre las expectativas de inflación y continuaremos formulando una política (monetaria) que proteja contra los riesgos de ambas partes de nuestro doble mandato", afirmó Bernanke en comentarios preparados con anticipación para ser trasmitidos vía satélite durante una conferencia internacional en España. Agregó que, junto al Departamento del Tesoro, la Fed "continuará vigilando detenidamente los acontecimientos en los mercados de divisas". La política de la Fed, al igual que la fortaleza subyacente de la economía, "serán factores clave que aseguren que el dólar siga siendo una moneda fuerte y estable", sostuvo. Tipos de interés, "bien posicionados" Además, Ben Bernanke, aseguró que los tipos de interés estadounidenses están “bien posicionados” para una economía que ha de enfrentarse tanto a las presiones de precios como a las amenazas al crecimiento. No obstante, Bernanke también advirtió sobre los riesgos a la inflación que genera la debilidad del dólar. “Por ahora, la política monetaria parece bien posicionada para promover un crecimiento moderado y una estabilidad de precios”, dijo Bernanke en unos comentarios vía satélite en una conferencia monetaria en Barcelona. “Por supuesto, estaremos atentos a la situación que nos rodea y preparados para actuar como sea necesario para alcanzar nuestro mandato dual”, dijo. Bernanke añadió que hasta que el mercado inmobiliario en Estados Unidos y los precios de las viviendas se estabilicen, la economía continuará enfrentándose a los riesgos de una mayor debilidad. Además, citó los precios del crudo como un factor cada vez más influyente en el crecimiento. Bernanke confesó que la Fed y el Tesoro estadounidense continuarán “vigilando de cerca” la evolución de los mercados monetarios. “Estamos atentos a las implicaciones de los cambios en el valor del dólar para la inflación y para las expectativas de la inflación y continuaremos formulando una política que proteja frente a los riesgos en ambas partes de nuestro mandato dual”, dijo, refiriéndose a los dos objetivos de la Fed de asegurar un crecimiento sostenible y una baja inflación.