Las dudas se hacen fuertes en el Ibex 35 que ya cotiza por debajo de los 7.900 puntos, luego de conocerse que las ayudas a la banca elevaron el déficit del país en 2011 a niveles griegos del 9,4% sobre el PIB. Además, esta mañana ha desfilado por la pasarela de presentación de resultados Enagás, y en unas horas tendremos los resultados de la subasta de deuda a corto plazo en la que el Tesoro espera colocar hasta 3.500 millones. Con este telón de fondo, el Ibex 35 abre plano en el entorno de los 7.881 puntos. Mientras, la prima de riesgo tantea los 390 puntos básicos.

Los inversores no saben si decantarse por entrar o mirar los toros desde la barrera a la espera de la subasta de deuda que llevará a cabo el Tesoro y en la que espera colocar hasta 3,500 millones de euros en papel a 3 y 6 meses. Con este panorama, el Ibex 35 abre la sesión jugando con los números verdes y rojos mientras destacan algunos movimientos como los de Bankia, que encabeza las subidas con un avances del 3,36%. Le siguen Indra (1,94%) y Gamesa (1,75%). En cambio, en la parte baja las caídas de Banco Popular (1,15%), Repsol (0,87%) y Telefónica (0,71%) aguan la fiesta.

Dentro de los blue chips solo Iberdrola se salva de la quema subiendo un 0,38%, mientras que BBVA cede un 0,39% y Santander un 0,43%.

A destacar la caída del 0,06% que experimenta Enagás después de presentar sus cuentas de los nueve primeros meses del año. En este periodo la energética obtuvo un beneficio neto de 281,4 millones de euros, lo que supone un 3,9% más que en el mismo periodo de 2011, en línea con lo esperado.

En el Mercado Continuo…
Vocento
sigue su personal calvario aunque, después de colocarse por debajo del euro por acción por primera vez en su historia ayer, hoy encabeza las subidas del Continuo con un avance del 5,58%. Además, las especulaciones sobre una posible integración entre los diarios El Mundo y ABC siguen flotando en el aire.

Como farolillo rojo encontramos a Bodegas Riojanas, que se desploma un 8,88%.

A destacar la caída del 0,15% de Almirall tras llegar a un acuerdo con la biotecnológica española Ab-Biotics para entrar en su capital social, después de suscribir una ampliación de capital de un millón de euros.