El fabricante estadounidense de componentes Visteon ha solicitado al juez que instruye su suspensión de pagos una autorización para incumplir contratos de suministro con General Motors por un importe de 22 millones de dólares (unos 15 millones de euros a cambio actual). Visteon quiere hacer más rentables sus relaciones comerciales con General Motors, por lo que la ex filial de Ford pretende cerrar dos fábricas que suministran componentes al primer fabricante de vehículos de Norteamérica.