La fabricante de vidrios registro un beneficio neto de 21,5 millones de euros a cierre de la primera parte del año, lo que supone un descenso del 15,7% respecto al mismo periodo del año anterior.

Tal y como informa la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el resultado de explotación (EBIT) de Vidrala cayó un 13% entre enero y junio, hasta situarse en 29,6 millones de euros, mientras que las ventas netas de la compañía crecieron un 4,7% y alcanzaron los 219,4 millones de euros.

Vidrala destacó que la cifra de ventas lograda en los seis primeros meses del año supone para la compañía un "máximo histórico" semestral, pues nunca en un semestre había conseguido una facturación tan elevada, superior incluso a la que venía registrando antes de la crisis económica.