Resultados en la apertura de Wall Street. La compañía de mensajería estadounidense registró en el segundo trimestre del año un beneficio neto de 1.600 millones de dólares, o 1,07 dólares por acción lo que supone un incremento interanual del 26%.

Sin contar extraordinarios, el beneficio por acción habría sido de 1,05 dólares, en línea con lo que esperaban los analistas.

Los ingresos repuntaron el 8,1%, impulsados por la mayor demanda en China y Europa, después de que UPS lanzara un servicio de transporte directo entre los continentes. Además, se ha beneficiado del incremento de tarifas.

Para el conjunto del ejercicio, la compañía ha mantenido su previsión de ganancias en la horquilla de entre 4,15 y 4,40 dólares por acción.