La compañía anglo holandesa de productos de consumo e higiene personal Unilever concluyó 2009 con un beneficio neto atribuido de 3.370 millones de euros, lo que supone un retroceso del 33% respecto al resultado del año anterior, mientras que su facturación bajó un 1,7%, hasta 39.823 millones.