El mayor banco de Italia planea la venta de cédulas hipotecarias por valor de unos 1.000 millones de euros. Las cédulas hipotecarias son el objetivo de compra del programa de adquisición de activos propuesto por el Banco Central Europeo.