Una concesionaria de Cheverolet-Saturn en Nueva York pidió hoy el amparo de un tribunal de bancarrotas en el comienzo de lo que se espera sea una serie de trámites en torno a la quiebra de la empresa General Motors. Se espera que la General Motors, que ha declarado más de 42.000 millones de dólares en deudas a un grupo de acreedores y al sindicato de trabajadores de la industria del automóvil, haga su propio pedido de bancarrota alrededor de la hora 12:00 GMT.