El mayor banco suizo por activos ha anunciado hoy sus terceras pérdidas trimestrales consecutivas, provocadas, en parte, por los costes de los ajustes de plantilla.

En concreto, las pérdidas netas de UBS ascendieron a 1.402 millones de francos suizos (unos 918 millones de euros) en el segundo trimestre del año.