Después de haber sufrido una espectacular bajada de los precios en 2011, pasando de una cotización de 900 $ en febrero a tan solo 600 $ a finales de noviembre (precios del CBOT de Chicago), la caída en los precios del trigo debería frenarse, permaneciendo alrededor de los 500 $ o incluso 450 $ la tonelada (soporte alcanzado el pasado mes de junio).


El récord de exportaciones rusas (que además reducirá sus derechos arancelarios), irá de nuevo al alza, y una producción mundial record (+5%) que compensará la subida del consumo mundial permitirán una estabilización de los precios. La sequía en Rusia fue la principal responsable de la explosión de los precios en 2010, año en el cual el país suspendió sus exportaciones. Además de Rusia, otros dos grandes exportadores
(Francia y Australia) han anunciado un aumento de su producción.

El departamento americano de agricultura ha anunciado una previsión de la producción mundial de trigo para el año 2011-2012 de 683 millones de toneladas, un consumo de 676 millones y unas reservas mundiales de 202 millones de toneladas.

Hoy en día, los grandes exportadores de trigo son Estados Unidos, Canadá, Francia y Rusia, mientras que los principales productores son China e India, cuya producción está mayoritariamente destinada al consumo interno. Les siguen los cuatro países exportadores citados anteriormente. En lo que se refiere a los importadores, cabe destacar la sorprendente primera posición de Egipto seguido por Argelia, Brasil y el histórico importador japonés. Recientemente, Arabia Saudí ha decidido limitar su producción de trigo debido a su elevado coste e importar masivamente. Estos datos hacen pensar en un intercambio petróleo-trigo en el mapa del comercio internacional.
Recordemos los principales factores que influyen los precios del trigo: a corto plazo, el riesgo climático, las epidemias o el nivel de las reservas; a largo plazo influyen los rendimientos, la superficie cultivada, el consumo y el crecimiento de la demanda mundial. Este último factor podría desencadenar en una subida de los futuros precios del trigo, dependiendo de la evolución del rendimiento (tres veces superior en la actualidad en Francia que en India, EE.UU, Rusia, Canadá o Australia). Actualmente, nos encontramos a la espera de las consecuencias de la sequía que padecen varios estados americanos como Kansas, Texas u Oklahoma y el norte de Méjico. Cabe destacar que Kansas representa el 22% de la producción estadounidense, seguido por Texas y Oklahoma con el 13% y 12,5% respectivamente. La mala cosecha en estos estados y un nivel de reservas insuficiente podrían relanzar el precio del trigo al alza