El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, que preside la reunión de los presidentes de bancos centrales del G10 en Sudáfrica, ha sorprendido hoy con un tono optimista sobre las perspectivas de crecimiento globales pese a que ha reconocido que los riesgos siguen siendo a la baja. A su juicio, “podemos decir que el crecimiento global parece que continúa con su ritmo alentador”. Sin embargo, ha señalado que “los riegos sobre el crecimiento global continúan siendo a la baja”.
Además, ha identificado las fuertes subidas del precio del petróleo y del sector de alimentación como los riesgos claves que amenazan la estabilidad de precios a nivel global. También ha apuntado a las correcciones en los mercados financieros y otros elementos proteccionistas como riegos para la economía mundial. Sobre los mercados de divisas, Trichet ha repetido que “el exceso de volatilidad en los mercados de divisas es indeseable”, en alusión a las caídas sin pausa del dólar y el control sobre la cotización del yuan.