La tendencia básica de la economía alemana se mantiene positiva, a pesar de que los riesgos inflacionistas se incrementaron desde el verano, según el informe de noviembre del Bundesbak publicado este lunes. El banco emisor explica que el desarrollo económico en Alemania "no se cuestiona" debido a la fortaleza de la industria, que cuenta con una cartera de pedidos "en un extraordinario alto nivel desde hace unos tres meses". Sin embargo, afirma que "en paralelo al empeoramiento del clima de los precios, también han aumentado los riesgos de la coyuntura económica desde el verano".
En concreto, el banco señala que "el desfavorable encarecimiento de los precios daña no sólo los presupuestos actuales de la familias, sino también sus perspectivas futuras de ingresos reales". La entidad alemana explica que la reciente evolución de los precios estuvo muy influida por el encarecimiento del petróleo y los alimentos, y pronosticó que la tendencia al alza continuará por el incremento del coste de la energía. La inflación se reducirá desde primavera No obstante, prevé que a partir de la primavera del próximo año pueden reducirse poco a poco las tasas de inflación "con el comienzo de la normalización de las condiciones del mercado y como consecuencia de efectos de base", es decir de aumentos de precios que se produjeron este año y no se producirán en 2008. Estos efectos de base son resultado del incremento en enero de 2007 del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) en tres puntos porcentuales, hasta el 19%, y la introducción de las tasas universitarias en abril, según la entidad emisora. El Bundesbank destaca que "la economía alemana continuó su movimiento alcista en el tercer trimestre con una mayor intensidad", después de que el Producto Interior Bruto (PIB) aumentara un 0,7% entre julio y septiembre. Las exportaciones, que no se limitaron a bienes de inversión, sino también a bienes de consumo, contribuyeron de forma importante a esta mejoría económica. Subsidio por desempleo El emisor critica la reciente decisión del Gobierno alemán de prolongar el subsidio por desempleo a los mayores de 50 años. Después de señalar que los trabajadores mayores fueron uno de los grupos más beneficiados del aumento del empleo, el Bundesbank considera que "la prolongación y escalonamiento de la duración máxima para percibir el subsidio por desempleo para trabajadores mayores va en su contra". A su juicio, significa "un retroceso en los esfuerzos en torno a las condiciones previas para conseguir más ocupación". El Bundesbank pronostica también que la situación general de la economía mundial para el futuro próximo "no se presenta tan favorable", tras la corrección en los mercados financieros y el aumento de los precios en los mercados de materias primas.