El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, dijo que el banco sigue preparado para actuar y contrarrestar los crecientes riesgos de inflación en la zona euro. 'La información disponible desde nuestra reunión anterior confirma plenamente que la previsión para la estabilidad de los precios a medio plazo está sujeta a riesgos alcistas, apuntó Trichet en su discurso de presentación a la conferencia mensual del BCE.
'En este marco y ante el vigoroso crecimiento de la masa monetaria y del crédito en la zona euro, nuestra política monetaria sigue estando preparada para contrarrestar los riesgos a la estabilidad de precios como se nos requiere, apuntó . Trichet explicó que el BCE seguirá todos los acontecimientos muy de cerca y, como siempre, actuará de forma firme y a tiempo para asegurar la estabilidad de los precios. El BCE ha mantenido sin variación los tipos de interés en el 4,0% tras la reunión de su consejo de gobierno de hoy. Trichet añadió que los fundamentales de la zona euro siguen siendo sólidos y apoyan una perspectiva favorable a medio plazo para la actividad económica. Sin embargo, advirtió de que todavía se mantiene la incertidumbre sobre el impacto económica de la reciente crisis de los mercados de crédito y que el BCE todavía necesita más datos antes de tomar nuevas decisiones sobre política monetaria. Trichet informó que las previsiones disponibles para 2008 siguen confirmando el principal escenario manejado por el BCE de un crecimiento real de PIB en la zona euro de en torno al 2,25%. 'Entendemos que los riesgos para la perspectiva de crecimiento se encuentran a la baja', dijo Trichet, añadiendo que estos riesgos consisten en el efecto de las actuales crisis de los mercados de crédito sobre la confianza y las condiciones de financiación, además del incremento del precio de las materias primas y el petróleo. Sobre la evolución de los precios, señaló que el IPC armonizado registró un fuerte repunte del 2,6% interanual en octubre frente al 2,1% en septiembre. 'Estos acusados incrementos son motivo de especial preocupación y resulta esencial que no afecten a las perspectivas de inflación a medio y largo plazo', apuntó. 'En conjunto, esperamos que el IPC armonizado se mantenga significativamente por encima del 2% en los próximos meses, para luego volver a moderarse en el transcurso de 2008', añadió. Acerca de la situación monetaria, Trichet explicó que la tasa subyacente de crecimiento de la masa monetaria y del crédito 'sigue siendo fuerte' y que los desarrollos monetarias demandan un estudio 'muy cuidadoso'.