El Banco Central Europeo (BCE) trabajará junto a la Comisión Europea en la supervisión de la puesta en marcha por parte de Grecia de las medidas necesarias para reducir su déficit, así como en la elaboración de recomendaciones adicionales, según confirmó el presidente de la entidad, Jean Claude Trichet.
El máximo responsable de política monetaria de la zona euro destacó la disposición de los miembros de la eurozona a adoptar acciones determinantes y coordinadas si fuera necesario para salvaguardar la estabilidad financiera del bloque.

"Confirmo que el BCE trabajará junto a la Comisión Europea en la vigilancia de la puesta en práctica de las recomendaciones a Grecia, así como en la proposición de las medidas adicionales necesarias", dijo Trichet, quien recordó la "alerta permanente" del BCE a este respecto.

En este sentido, el presidente del BCE destacó el compromiso por parte del Gobierno griego para "hacer todo lo que sea necesario", incluída la adopción de medidas adicionales, para garantizar sus "ambiciosos" objetivos, particularmente el de reducir cuatro puntos porcentuales su déficit en 2010.

Asimismo, el banquero francés reiteró la necesidad de que todos los miembros de la eurozona apliquen políticas nacionales sólidas y de acuerdo con las reglas aceptadas.