Más de medio centenar de centros de trabajo de General Motors en Estados Unidos han iniciado una huelga ante el fracaso de las negociaciones entre el sindicato UAW y GM para la firma de un convenio colectivo. La decisión del United Auto Workers (UAW) se produjo en la noche del domingo tras diez días de negociaciones ininterrumpidas con GM sobre el futuro convenio colectivo que regirá las relaciones laborales de los 73.000 afiliados que el sindicato tiene en el mayor fabricante mundial de automóviles