La justicia británica condenó el viernes al grupo petrolero francés Total a pagar 800 millones de euros por un incendio a fines de 2005 en un depósito de carburante de Buncefield, al norte de Londres.Esta suma representa los gastos para reparar los daños provocados por el fuego. El Alto Tribunal de Londres estimó que la responsabilidad del incendio recaía exclusivamente en la petrolera, puesto que el conjunto de personas que trabajaban en el depósito estaban contratadas por Total.