La economía de Estados Unidos crecerá en 2008 el 1,5% (frente a una previsión anterior del 1,2%), aunque en 2009 sólo lo hará un 0,5% (1,2%), según el informe de agosto de la unidad de análisis de la revista The Economist (EIU, en inglés). La EIU considera que la economía estadounidense todavía tiene que solucionar varios problemas, como los desequilibrios en el gasto y el consumo de los hogares, y señala que la previsión de los principales indicadores siguen siendo "pobres" y que aún no se ve el final de la crisis financiera.