La mayor compañía sueca de telecomunicaciones ha presentado una oferta de unos 486 millones de euros para hacerse con la totalidad de sus filiales en Estonia y Lituania. TeliaSonera controlaba ya un 60,1% de su división en Estonia, y un 60% en Lituania.