La volatilidad volvió a adueñarse del Ibex-35 que cerró con un recorte del 0,45% hasta los 14.457,90 puntos con lo que acumula una caída semanal del 0,99%. Telefónica y Repsol frenaron a un selectivo del continuo que se vio salpicado también por los recortes al otro lado del Atlántico donde vuelve a planear el fantasma de la recesión. Uno de los grandes bancos, el Santander y las constructoras empujaron hasta donde pudieron al índice en una jornada en la que Banesto dio el pistoletazo de salida a la publicación de resultados empresariales. Números rojos en el resto de plazas bursátiles europeas, salvo en Francfort cuyo principal indicador, el Dax Xetra logró cerrar la jornada con una subida del 0,06%. En el resto de mercados, el petróleo cedió posiciones ante la posible recesión económica americana y cotizó en los 92,50 dólares, mientras que el euro bordeó el nivel de los 1,48 dólares al operar a 1,4793 dólares.
En una jornada dominada por la indefinición el Ibex-35 terminó la sesión con caídas del 0,45% hasta los 14.457,90 puntos presionado a la baja por dos de sus pesos pesados: Telefónica que cerró con un recorte del 1,98% y por Repsol que terminó la jornada con una caída del 1,3%. Nada pudieron hacer en esta ocasión ni Santander que ganó un 1,63% -tras anunciar el fichaje de Rodrigo Rato- ni los valores del sector constructor con Ferrovial liderando los avances del Ibex al sumar un 5,12% de revalorización. El resto de valores del sector también cotizaron en positivo. Así, tanto FCC como ACS cerraron el día con subidas del 2,26%. La nota negativa la puso, sin embargo, Acciona que se dejó al cierre un 2,76%. Repunte importante también en el día de hoy para los títulos de Grifols (3,15%) mientras que Bankinter avanzó al cierre un 2,68%. En positivo cerraron también el resto de valores de la banca doméstica española. Popular se revalorizó un 1,21% mientras que Sabadell sumó un 0,63% y Banesto un 0,51% el día en el que anunció que redujo un 47,3% su beneficio en 2.007, hasta superar los 764 millones influido por la venta de Urbis. En la parte baja de la tabla y con un recorte del 4,51% se situaron las acciones de Inmobiliaria Colonial que no levanta cabeza y que acumula en estas dos semanas de 2008 una caída del 32% en su cotización. Hoy se conoció, además, que la inmobiliaria no descarta que los bancos ejecuten más paquetes de acciones pignoradas por Luis Portillo y otros accionistas como garantía de crédito.