Telefónica sigue contando con el favor del mercado. La operadora ya ha pasado lo peor de los últimos meses en la bolsa, cuando en septiembre de este año hemos recibido los 6,4 euros por primera vez desde 2012. En esta mitad de marzo se mueve en los 7,59 euros. En el caso, el grupo de telecomunicaciones se revaloriza en los últimos seis meses un 13,3% y en el arranque de 2019 un 3,15%.

La operadora de telecomunicaciones recibió el pasado martes una recomendación del banco de inversión alemán Berenberg en el que le recortó la valoración un 14% desde los 7,9 euros hasta los 9,2 euros , además de retirar el consejo de 'comprar' hasta 'mantener', pero sigue teniendo el favor de los analistas.

En concreto, la compañía que dirige José María Álvarez-Pallete cuenta con un potencial del 16,4% hasta los 8,83 euros, con recomendación de compra, según los analistas de Reuters. Hasta quince firmas de análisis recomiendan comprar Telefónica, trece aconsejan mantener y cinco vender. Berenberg cree que la deuda de Telefónica, que asciende hasta los 41.785 millones de euros, es uno de los lastres de la ‘teleco’.

Telefónica sigue contando con el favor del mercado pese al hachazo de Berenberg por la deuda

“Hay mucho que admirar en Telefónica. Es líder en fibra, en redes y en convergencia fijo-móvil. Sin embargo, la deuda es un problema. Acogeríamos con beneplácito que se sigan vendiendo activos no básicos, pero es probable que a corto plazo sean pequeños y se haga lentamente. Bajamos a mantener con el fin de volvernos más positivos una vez haya más evidencia de un inminente recorte de la deuda", apuntan los analistas de Berenberg.

Importantes inversiones

Lo cierto es que la elevada deuda de Telefónica no es algo nuevo, y desde Berenberg ven otras debilidades como el efecto divisa en Latinoamérica, los tipos de interés y la competencia. Los expertos del banco alemán creen que las ventas que está haciendo Telefónica en América Central suponen un impacto pequeño en el balance y remarcan que las subastas del 5G en España, Alemania y Reino Unido en los próximos meses no ayudan a que la deuda se reduzca por las importantes inversores que debe llevar a cabo.

Desde la operadora explican que la actividad de financiación asciende aproximadamente a 12.494 millones equivalentes, sin considerar la refinanciación de papel comercial y préstamos bancarios a corto plazo, y se centra en mantener una sólida posición de liquidez, así como en refinanciar y extender los vencimientos de deuda en un entorno de tipos bajos. Así, a cierre de diciembre, el grupo tiene cubiertos los vencimientos de deuda durante los próximos dos años. La vida media de la deuda se sitúa en 9 años frente a los 8,1 años en diciembre de 2017.

A cierre de año, Telefónica cuenta con líneas de crédito disponibles y comprometidas con diferentes entidades de crédito por un valor aproximado de 12.219 millones, 11.887 millones con un vencimiento superior a doce meses, que, junto con la posición de equivalentes de efectivo y activos financieros corrientes, sitúa la liquidez en los 20.119 millones de euros.

Los gastos financieros netos del cuarto trimestre, 380 millones, mejoran en 91 millones frente al mismo periodo del año anterior principalmente por la reducción de deuda y su coste medio, así como por el impacto positivo del ajuste por hiperinflación. En enero-diciembre totalizan 955 millones frente a los 2.199 millones en 2017.

Su deuda se redujo un 5,5% en 2018, 2.455 millones y sitúa el ratio deuda sobre ebitda en las 3,26 veces. Otros ratios a tener en cuenta sobre Telefónica es un PER de 10,7 veces y una rentabilidad por dividendo del 5,24%.

Pese a estos ratios y la reducción de su pasivo, sigue capitalizando menos en bolsa que su deuda. Telefónica cuenta una capitalización en el Ibex 35 de 39.304,4 millones de euros, mientras que su deuda neta financiera es de 41.785 millones. En bolsa, el grupo de telecomunicaciones se revaloriza en los últimos seis meses un 13,3% y en el arranque de 2019 un 3,15%.