Telefónica tiene previsto recurrir la multa de 151,8 millones de euros impuesta por la Comisión Europea por abuso de posición dominante en el mercado de banda ancha entre los años 2001 y 2006 en España. La compañía muestra su desacuerdo con que el resultado sea que han cometido una infracción. Telefónica asegura que los precios, que según la CE provocan un estrechamiento, fueron fijados por la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones. Las acciones de la operadora española se revalorizan un 0,36 por ciento, hasta los 16,50 euros.