Telefónica está dispuesta a garantizar por escrito que no se implicará en la gestión de los negocios de Telecom Italia en Latinomérica. Levanta así lo que en jerga empresarial se denominan 'murallas chinas' con tal de conseguir que los reguladores de la zona den luz verde a su desembarco en la operadora transalpina, según una información de Il Sole 24 Ore. La toma de una participación de control por parte del grupo español junto con un grupo de inversores italianos aún ha de ser rubricada por los reguladores de Argentina y Brasil, ya que ambas operadoras están presentes en estos dos países. Las acciones de Telefónica suman a las 9:35 horas un 1,35 por ciento y se colocan en los 20,94 euros.