Según un hecho relevante remitido a la CNMV, Telefónica espera que el ERE tenga un impacto positivo en sus cuentas desde el primer año.

El ERE contempla la adhesión de hasta un máximo de 6.500 trabajadores en el período 2011-2013.

El valor actual del coste del ERE de Telefónica se estima en aproximadamente 2.700 millones antes de impuestos (unos 415.000 euros por empleado), y se recogerá en su totalidad como un mayor gasto de personal no recurrente en el ejercicio en curso.

Los resultados de la compañía en los próximos ejercicios se verán favorecidos por la mayor eficiencia de costes de personal.

Telefónica calcula que el impacto de estas medidas en la generación de caja es positivo desde el primer año y reitera sus compromisos de remuneración al accionista. Además recuerda que el impacto del ERE no está incluido en los objetivos anunciados por la compañía para el ejercicio 2011 y para el periodo 2011-13.