“Hemos asistido a un doble espectáculo, el de los lusos, guiados por un nacional patriotismo anacrónico (yo me saco un ojo sin anestesia con tal que usted pierda la vista) y el de César Alierta, el único presidente de una multinacional, Telefónica, que sigue haciendo y creyendo en la Bolsa como mercado de captación de capitales y de canalización del ahorro y no en la BolsaCasino actual. Por eso, ha jugado muy bien sus bazas ¿La principal? Conocer el mercado y no perder la calma, la compostura: no insultar”, dice uno de los viejos lobos de mar, que aún acude con regularidad al salón de operaciones de la Bolsa de Madrid.
“En un momento en que las Bolsas son un Casino, la Madre de Todos los Casinos, Alierta ha ejercido de líder al reivindicar el papel histórico de la Bolsa como mercado que demanda el dinero de los inversores para crecer, para proyectar nuevos negocios y no para jugar, para quemarlo en la Hoguera de las Vanidades ¿cree usted que me entenderán sus lectores”, añade ¿Y esto, por qué? Porque el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) declaró el jueves ilegal la acción de Oro utilizada por el Gobierno portugués con el fin de vetar la propuesta de Telefónica para hacerse con la participación que Portugal Telecom (PT) posee en el operador brasileño Vivo por vulnerar la libre circulación de capitales y el derecho de establecimiento. La sentencia da la razón a la Comisión Europea, que había denunciado que la ‘acción de Oro’ en PT infringe el derecho comunitario. El Ejecutivo comunitario alegaba que dichos derechos especiales restringen la posibilidad de participación efectiva de los accionistas ordinarios en la gestión y el control de la sociedad en proporción al valor de sus acciones, y les privan, además, del poder de tomar decisiones estratégicas sobre las cuales el Estado posee un derecho de veto.

El Ejecutivo de José Sócrates usó el pasado 30 de junio la ‘acción de Oro’, pese a que una amplia mayoría de los accionistas de PT dieron el visto bueno a la oferta de Telefónica sobre Vivo.

Hay más. Telefónica reiteró ayer, tras conocer la sentencia de las autoridades europeas sobre el uso de la ‘acción de oro’ por parte del Estado luso, su “disposición” a seguir buscando las “soluciones posibles” para llevar a “buen fin” la oferta realizada a Portugal Telecom (PT) por el 30% de Vivo. En relación al fallo del Tribunal Europeo de Justicia (TUE), que declaró ilegal la ‘acción de oro’, la multinacional presidida por César Alierta señaló que la sentencia “ratifica la bondad” de las actuaciones de Telefónica en la propuesta realizada a su socio luso.

Y claro está, el presidente de Portugal Telecom, Zeinal Bava, indicó, tras conocer la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia que ha declarado ilegal la ‘acción de oro’ del Gobierno portugués, que la operadora lusa está “siempre abierta para discutir las opciones” en Vivo. El directivo, que indicó que la decisión de las autoridades comunitarias es una cuestión jurídica, que “va más allá de la gestión” de PT, añadió en relación a posibles negociaciones con Telefónica en Brasilcel --holding que controla el 60% de Vivo-- que “debemos ser pragmáticos y encontrar la mejor solución para todas las partes”.

“Desde mi punto de vista y de la dirección del PT, tenemos que actuar sobre los hechos. Los hechos son conocidos y tenemos, sobre todo, de mirar hacia adelante”, dijo Bava en declaraciones recogidas por los medios locales en una conferencia de prensa celebrada en Lisboa. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró hoy ilegal la acción de oro utilizada por el Gobierno portugués dando la razón sentencia da la razón a la Comisión Europea, que había denunciado que la ‘acción de oro’ en PT infringe el derecho comunitario. Tanto el operador luso como la firma española indicaron ayer en sendos comunicados que estaban están dispuestas a “dialogar” con el fin de alcanzar un acuerdo que resulte cómodo para las partes implicadas.

De esta forma, las compañías manifestaban su deseo de alcanzar un acuerdo en relación a la participación que las dos compañías mantienen en Brasilcel y que los grupos comparten al 50%. En estos momentos, Telefónica mantiene una oferta de 7.150 millones de euros, cuyo plazo expira el próximo 16 de julio, por la participación de la lusa en el holding.

Fuente: www.lacartadelabolsa.com