El consejero delegado de Telecom Italia, Franco Bernabè, afirmó que no siente "ninguna presión" por parte del Gobierno italiano para impedir una fusión con Telefónica, presente en su accionariado a través del consorcio Telco. "No siento ninguna presión, son cosas que leo en los periódicos", aseguró Bernabè en unas declaraciones que recoge hoy el diario La Stampa.
En una entrevista reciente Bernabè aseguraba que la compañía que dirige debe "volver a un mundo que ponga la estrategia industrial en el centro de atención".

Estas declaraciones fueron recibidas por la prensa como una confirmación de los rumores de fusión con el gigante español de las telecomunicaciones.

Algunas versiones indican que el Gobierno podría impulsar una estrategia para impedir la toma de control de la firma española.

El ejecutivo apuntó recientemente que a su juicio Telefónica siempre se ha mostrado atenta "al debate desarrollado en Italia y respetuosa de la especificidad del país".

Bernabè aseguró que comparte con Telefónica la misma visión de los problemas, ya que a su juicio las empresas de telecomunicaciones se encontrarán con un futuro de más competencia en el que los precios continuarán a la baja