La operadora de telecomunicaciones Swisscom cerró el segundo trimestre del año con un beneficio neto de 421 millones de francos suizos (260 millones de euros), lo que representa un descenso del 11,7% sobre el mismo periodo de 2007. La compañía suiza ingresó a lo largo del segundo cuarto del ejercicio un total de 3.058 millones de francos suizos (1.890 millones de euros), un 12,5% por encima de los ingresos alcanzados en el mismo periodo del ejercicio anterior. Este aumento se debe, según la compañía, a la compra de la italiana Fastweb, realizada el año pasado. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) creció en un 17,9%, hasta los 1.266 millones de francos suizos (782 millones de euros), mientras que el resultado neto de explotación (Ebit) alcanzó los 743 millones de francos suizos (459 millones de euros), un 22% por encima de la cifra registrada en el segundo trimestre del ejercicio pasado.