El principal operador de telefonía suizo Swisscom obtuvo un beneficio neto en el primer semestre del año de 962 millones de francos suizos (923 millones de euros), un 10% más que en el mismo periodo del año anterior.


El resultado bruto de explotación (EBITDA) se mantuvo estable con un ligero ascenso del 0,8%, hasta los 2.270 millones de francos suizos (2.180 millones de euros).

Pese al incremento de los beneficios, los ingresos de la compañía en este periodo cayeron un 3,8%, hasta los 5.722 millones de francos suizos (5.494 millones de euros), principalmente por la pérdida de clientes de su filial italiana Fastweb, cuyos ingresos retrocedieron un 6,4%, hasta los 875 millones de euros, en moneda local.

En el descenso de los ingresos de Fastweb también contribuyó la continua depreciación del euro, ya que los efectos del cambio de moneda mermaron la cifra final de ingresos de la filial italiana.