Suzuki Motor anunció hoy que en el año fiscal 2008, que finalizó en marzo, su beneficio neto se redujo un 65,8 por ciento con respecto al anterior ejercicio, hasta los 27.429 millones de yenes (204 millones de euros). El cuarto fabricante de vehículos de Japón dijo hoy además que para el trimestre entre abril y junio no espera obtener beneficios, mientras que para el actual año fiscal, que finaliza en marzo de 2010, prevé una reducción del 81,8 por ciento de su beneficio neto. Suzuki Motor se refirió en un comunicado a los efectos negativos de la crisis global sobre sus cuentas de resultados y en concreto apuntó al encarecimiento de las materias primas, al fortalecimiento del yen y a la caída de las exportaciones niponas.