Las ventas pendientes de casas en EEUU mostraron un incremento mayor de lo esperado.
La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios ha hecho público que el índice subió a 94,1 desde el 89,5. Se sitúa así en su nivel más alto desde noviembre. La subida ha sido mucho mayor de lo que esperaban los expertos.