Starbucks pretende reducir el tiempo que sus empleados dedican a la elaboración de cada café, lo que posibilitaría a la cadena preparar más café con la misma cantidad de trabajadores o tener menos empleados, y es que los gastos en mano de obra de la compañía acaparan el 24% de los ingresos anuales, según informa según informa The Wall Street Journal.