Standard & Poor's ha revisado sus perspectivas para Vodafone en el Reino Unido, sede del operador de telecomunicaciones, de 'estable' a 'negativa' aunque mantiene el rating de 'A-' a largo plazo y 'A-2' a corto plazo sobre la calificación crediticia corporativa de la compañía. Para el analista de Standard & Poor's Michael O'Brien este cambio en las perspectivas de revisión responde a que la previsión de que la tasa de crecimiento del flujo libre operativo de efectivo de Vodafone es menor que la fijada anteriormente por la agencia de calificación crediticia.