El presidente de Spanair, Ferran Soriano, afirmó hoy que los cambios de la aerolínea orientados a reducir gastos suponen un ahorro de 100 millones de euros al año y persiguen obtener beneficios en 2011, rendimientos con los que se financiarían nuevas rutas.