General Electric  y su división financiera perdieron el jueves su codiciada calificación crediticia de largo plazo "AAA" de Standard & Poor's Ratings Service, después de que la agencia señalara que el perfil crediticio individual de GE Capital se ha deteriorado.  La compañía era una de las pocas firmas no financieras con calificación "AAA" de la agencia. S&P recortó la calificación en un peldaño a "AA+".
Al mercado le preocupaba la capacidad de la compañía para conservar la calificación en medio de los problemas de su división financiera, que han hecho caer el precio de las acciones de la empresa.  La acción de GE se negociaba hace algunos minutos con un ascenso del 6,7% a 9,06 dólares. 

La acción ha descendido un 46% en lo que va del 2009 y ha perdido cerca de las tres cuartas partes de su valor en el último año.  General Electric redujo el mes pasado su dividendo en un 67% a 10 centavos, medida que busca generar ahorros anuales de US$9.000 millones, pese a que había señalado anteriormente en febrero que mantendría su dividendo pese a las preocupaciones sobre su capacidad para mantener su calificación "AAA".

La compañía previamente se había mantenido firme al señalar que no reduciría el dividendo, pero cambió de posición antes de la rebaja actual. El cambio también ocurrió en relación a la rebaja de calificación, luego que ejecutivos de la empresa señalaran que GE no estaba buscando evitar una rebaja a cualquier costo.

S&P señaló el jueves que cree que GE Capital enfrenta una enorme presión sobre sus ganancias debido al fuerte deterioro de la economía. Robert Schultz, analista de crédito, dijo que eso generará un aumente en las pérdidas en préstamos de su cartera financiera. Sin embargo, agregó que la capacidad de GE para generar efectivo sigue siendo sólida, incluso en medio de unas condiciones económicas adversas.

GE señaló que no observa ningún impacto significativo operativo o de financiamiento como resultado de la rebaja de calificación. El titular del directorio y presidente ejecutivo, Jeff Immelt, destacó que "como hemos dicho previamente, estamos preparados para financiar la empresa como doble A, pero continuaremos manejando GE con las disciplinas de una compañía triple A".  Agregó que GE Capital es una de las compañías en el mundo que se dedican exclusivamente a los servicios financieros y que cuentan con una calificación "AA+".

S&P tiene un panorama estable para las calificaciones, pero indicó que podría revisar esa posición si la compañía no consigue generar este año un flujo de caja libre después de dividendos de alrededor de US$2.000 millones y una suma mayor el próximo año o si espera que GE Capital registre pérdidas significativas durante un período prolongado.  GE informó la semana pasada que GE Capital será rentable en el primer trimestre y durante todo el 2009. Agregó que la división no necesitará capital fresco a menos que se materialice un escenario improbable que incluya algún desastre.

Moody's Investors Service advirtió en enero que ha iniciado una revisión que podría retirar las calificaciones "AAA" a GE y su división financiera.