Las ventas minoristas en Estados Unidos registraron un leve descenso en febrero, aunque mostraron un desempeño muy superior al esperado por el mercado. Durante el mes se observaron incrementos en diversos sectores, lo que sugiere que el consumidor aún está gastando pese a los despidos ocasionados por la recesión actual. Las ventas minoristas disminuyeron un 0,1% en febrero, informó el jueves el Departamento de Comercio. La proyección promedio de los economistas consultados  era de un descenso del 0,4% para febrero.
Las ventas de enero fueron revisadas significativamente al alza, a un ascenso del 1,8% en lugar del 1,0% anunciado originalmente. Las ventas de automóviles y piezas registraron un descenso del 4,3% en febrero.

Si se excluyen las ventas de vehículos y piezas, la demanda minorista ascendió un 0,7% en febrero, lo que se compara con las expectativas de los economistas de un aumento del 0,1%. Las ventas de enero sobre esa base fueron revisadas a un incremento del 1,6%.

Las ventas de las estaciones de gasolina crecieron un 3,4% el mes pasado, mientras que en enero ascendieron un 2,8%. Si se excluyen las estaciones de gasolina, las ventas minoristas disminuyeron un 0,4% en febrero.

Si se excluyen las ventas de gasolina y del sector de autos, la demanda minorista creció un 0,5% el mes pasado.

Las ventas minoristas en las tiendas de vestimenta aumentaron un 2,8%, en las de productos electrónicos un 1,2%, en las de productos generales un 1,3%, en las de pedidos por correo y minoristas de Internet un 0,3%; en las tiendas de productos de salud y para el cuidado personal un 0,6%, en las minoristas de muebles un 0,7% y en las de productos para el deporte, pasatiempos, libros y música un 0,2%.

Las ventas descendieron un 0,2% en los locales de comida y bebida, un 0,7% en las tiendas de alimentos y bebidas, y un 0,2% en las de materiales de construcción y productos de jardinería.