La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) modificó hoy de "estable" a "negativa" la perspectiva del rating dee los bancos estadounidenses Bank of America y Citigroup, ya que considera que existe una "creciente incertidumbre" sobre la voluntad del Gobierno de Estados Unidos de ofrecer apoyo adicional extraordinario a las instituciones financieras de gran importancia sistémica de manera que beneficie a los poseedores de deuda. Aunque la firma mantiene aún la calificación de ambas entidades en 'A/A-1', el analista de crédito de S&P Scott Sprinzen reconoce que se ha confirmado que el apoyo extraordinario a la banca era temporal. "Creemos que los mercados están comenzando a estabilizarse, y el Gobierno de Estados Unidos está buscando la manera de reducir el potencial de riesgo moral y sistémico asociado a las grandes instituciones financieras", explica.