Standard & Poor's Ratings Services mejoró de "negativo" a "estable" su panorama crediticio para Coca-Cola y sus embotelladoras debido al desempeño operativo relativamente estable pese a la debilidad económica persistente en varios mercados.  La agencia reiteró además sus calificaciones crediticias para Coca-Cola de "A+", tres peldaños dentro del grado de inversión.  Al final del segundo trimestre, Coca-Cola tenía una deuda total de alrededor de 12.500 millones de dólares, incluyendo ajustes, mientras que las embotelladoras Coca-Cola Enterprises y Coca-Cola Hellenic Bottling  tenían cerca de 11.000 millones de dólares y 2.600 millones de dólares (3.790 millones de dólares), respectivamente. Sus calificaciones de grado de inversión también fueron afirmadas.