La agencia de calificación Standard and Poor's ha mejorado la perspectiva de Repsol a "positiva", desde "estable", confirmado la calificación en "BBB-"

La actual nota que S&P pone aREPSOL sigue un escalón por encima del bono basura, pero ya no vive bajo la amenaza de rebaja que sufrió durante meses gracias a los esfuerzos de la petrolera en la reducción de deuda.

El pasado mes de marzo, S&P ya había mejorado la perspectiva de la petrolera de 'negativa' a 'estable', reconociendo así sus esfuerzos para reducir deuda y la marcha de su negocio en un entorno marcado por los bajos precios del crudo.

En junio, la deuda neta de Repsol bajó hasta los 8.345 millones de euros, frente a los más de 12.000 millones que llegó a acumular cuando compró la canadiense Talisman en 2014