La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) estudia rebajar el 'rating' a largo plazo del fabricante alemán de neumáticos y de componentes para automóviles Continental, que se encuentra en 'BB' (calidad cuestionable), con motivo de la posible integración con el grupo Schaeffler, que posee un 49,99% de Continental. S&P señaló que esta decisión se ha producido por la influencia que tiene el grupo Schaeffler sobre la estrategia y la calidad crediticia de la empresa con sede en Hanover. El analista de S&P Werner Staeblein explicó que la colocación en perspectiva negativa de la empresa se debe a la preocupación ocasionada por la influencia de Schaeffler sobre la estrategia de Continental y por la posibilidad de una "combinación" entre ambas empresas. Así, aseguró que la posible unión entre ambas empresas podría repercutir de forma negativa sobre la posición crediticia de la Continental, puesto que dicha operación aumentaría la deuda de la compañía, ya que Schaeffler solicitó una línea de financiación para poder hacerse con el 49,99% del capital de la firma de Hanover.