Standard & Poor´s ha elevado la calificación crediticia de China hasta AA-, desde A+, gracias a "sus excepcionales perspectivas de crecimiento y fuerte situación fiscal".
La agencia de calificación crediticia considera que las autoridades chinas podrán responder sin problemas a las futuras amenazas a la estabilidad financiera “con medidas apropiadas”. Además, S&P mantiene su perspectiva en estable, debido a la buena capacidad del país para absorber posibles pérdidas en su balance de cuentas gracias al nivel de reservas que posee y su firme posición fiscal.

Asimismo, la agencia ha mejorado el rating de Hong Kong, elevándolo hasta 'AAA', con perspectiva estable igualmente