La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's confirmó hoy la nota 'AA+' de la deuda pública de España, aunque revisó a la baja la perspectiva de crédito, que pasa de "estable" a ser "negativa", ante las previsiones de bajo crecimiento económico y la persisitencia de un elevado déficit fiscal, lo que deja abierta la posibilidad de un recorte de la calificación soberana de España en los dos próximos años. El cambio en la perspectiva se debe a nuestras expectativas de un crecimiento del PIB significativamente más bajo y a la persistencia de déficit fiscales elevados a medio plazo, a falta de esfuerzos de consolidación fiscal más agresivos y politicas más fuertes enfocadas a la mejoría de las perspectivas a medio plazo, explicó el analista de S&P, Trevor Cullinan.