El gigante japonés Sony dedicará 500 millones de dólares a aumentar su producción de sensores ópticos, dada la creciente demanda de estos componentes para cámaras digitales y teléfonos móviles. La compañía de electrónica piensa invertir esta cantidad durante los próximos tres años en la ampliación de una planta recién construida en la provincia de Kumamoto (suroeste del país) y elevar en un 20 por ciento su producción.