Self Bank recoge en un informe la visión de los inversores sobre la evolución de los mercados, así como sus preferencias a la hora de invertir- Según datos de la encuesta, el 55% de los entrevistados tiene una percepción bajista con respecto a la bolsa nacional en los próximos 6 meses, estimando que continuará la evolución negativa de la bolsa, frente al 28% que mantienen una posición neutral y el 18% que tiene una percepción positiva.

En las bolsas europeas se da una visión muy heterogénea, primando el sentimiento neutral (41%) frente al bajista (33%) y el alcista (25%), y es en la americana donde se observa un mayor grado de esperanza por parte de los encuestados, ya que el 53% tiene una percepción alcista frente al 11% que espera una evolución negativa. La evolución de la visión de las distintas bolsas con respecto al último año ha sido irregular, aumentando el sentimiento bajista un 5% en relación con la española, disminuyendo un 8% esa percepción en el caso de la europea y aumentando 8 puntos porcentuales el sentimiento alcista en relación a la bolsa americana.

Tecnología, el sector que mejor evolucionará

Según el 51% de los encuestados, el sector que mejor evolucionará con diferencia es el tecnológico, debido a que, en su opinión, la alta competitividad de los mercados y la situación de inestabilidad forzará a la industria a aportar valor añadido a sus bienes a través de innovaciones tecnológicas.

Dado que la renta variable es la herramienta preferida para invertir, un tercio de los encuestados planea hacerlo en este tipo de inversión: un 37% en renta variable española, un 34% en americana y el 29% en europea, con escasa preferencia por la renta variable emergente y apostando principalmente en depósitos o liquidez de manera simultánea como alternativa para sus ahorros.

La decisión de invertir en el mercado nacional podría atender a una frase de Warren Buffet, uno de los más grandes inversores de la historia: “Nunca inviertas en un negocio que no puedas entender” lo que explicaría esta apuesta por parte de los inversores pese a sus negros augurios.