El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, dijo hoy que el crecimiento del 3,8% de la economía española durante el tercer trimestre de este año --dos décimas menos que en el periodo entre abril y junio-- "confirma la tesis de que la desaceleración de la economía es suave". El vicepresidente reaccionó así al dato publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística.
Solbes recalcó, en todo caso, que crecer al 3,8% "sigue siendo una cifra muy alta", que además está un punto por encima del crecimiento en Europa. Además, consideró "lógico" que la economía española vuelva a su potencial de crecimiento, que según dijo se sitúa entre el 3% y el 3,5%, ya que así se logrará "una situación más equilibrada y con menos problemas en precios y en cuenta corriente". "Decir que un 3,8% es una cifra que nos puede parecer baja no deja de sorprenderme", señaló el vicepresidente, tras recordar que en los últimos 13 años de crecimiento ininterrumpido de la economía española se ha superado en pocas ocasiones el 3,5%. "Estar creciendo al 4% durante mucho tiempo nos demuestra que hay unas tensiones en la economía española que deberían ir corrigiéndose de manera progresiva", apuntó. Destacó además que, aunque el INE todavía no ha dado datos sobre la composición del crecimiento durante el tercer trimestre, las cifras de aduanas confirman que las exportaciones "han ido mejor" en los últimos meses y, por lo tanto, añadió, es preciso pensar que también la composición del crecimiento "mejora algo". El vicepresidente aseguró que no ve "una necesidad de acción inmediata para hacer frente a las circunstancias actuales" y que no hay que estar "especialmente preocupados" por la ralentización de la economía, porque "la situación del sector financiero en España es excelente" y "la posición de las finanzas públicas es magnífica". En este sentido, afirmó que España lleva tres años preparándose por si una situación de este tipo "pudiera producirse". En todo caso, admitió que hay que seguir de cerca la evolución de las turbulencias. En cuanto a las previsiones para 2008, Solbes reiteró que la economía española crecerá "en el entorno del 3%", aunque dijo que el Gobierno no modificará oficialmente su anterior pronóstico --que data de julio y auguraba un crecimiento del 3,3%-- hasta diciembre. En cualquier caso, el vicepresidente recalcó que las previsiones del Ejecutivo español para el año que viene son "muy parecidas" a las de la Comisión, que prevé un crecimiento del 3%. Solbes afirmó, en cambio, que sí que discrepa de la previsión de crecimiento de Bruselas para España en 2009, que es del 2,3%. "Yo no comparto la tesis de una desaceleración tan rápida que nos lleve a un crecimiento del 2,3% de la economía española. Yo creo que hay elementos de soporte en la situación económica española que me hacen pensar que esta cifra no va a ser realista", dijo.